Esperando al Viento

Ampliando espacios de libertad

A veces se confunde la libertad de expresión con la libertad de presión. O se la reduce a la voluntad de grupos de empresarios que deciden qué noticias existen y qué noticias no existen, entonces lo principal para abrir un espacio nuevo que sea de veras una respuesta democrática a ese totalitarismo que confunde la comunicación con un negocio, cuando la comunicación es en realidad un derecho humano y no un negocio, lo más importante, es que esos espacios nuevos sean de veras abiertos , que no sean “miedos” de comunicación.

Sigue leyendo

Anuncios

21 febrero, 2007 Posted by | Uncategorized | 3 comentarios

Cosas veredes

Hay pululando por la red un grupillo de incalificables que habitualmente demuestran su despreciable naturaleza, por ejemplo abogando por la compra/venta de órganos o hablando de no sé qué héroes de la libertad con tacones de aguja y pistola en la sobaquera. Pues bien, ahora uno entiende a qué viene tanta infamia: son payasos cuyo cometido consiste en estamparse tartas en la cara o tropezar con sus propias excreciones sin descanso para que todos podamos echar unas risas.

Esta es la única explicación que encuentro tras el último episodio: un personaje ultra-capitalista (anarco le ponen de prefijo algunos) utiliza como referencia para sus tesis un texto de Proudhon, autor anarquista que en su libro “¿Qué es la propiedad?” afirmaba, literalmente, que “la propiedad privada es un robo“.

El creador de la más elaborada tesis contra el mismo corazón del sistema capitalista referenciado y esgrimido en un foro de un fundamentalismo pro-capitalista que asusta. ¿Alguien supera esto?

Yo, para aliviar, añado un vídeo que, aliñado con buena música de Ki Sap, habla de un tema muy relevante siempre que salen a escena temas como capitalismo, propiedad, tierra, Proudhon…

17 febrero, 2007 Posted by | Uncategorized | 3 comentarios

Paradoja

Hoy, en el informativo de Telecinco, trataban la noticia de los dos obreros pakistanís muertos ayer al caer desde el andamio en el que trabajaban. Además del tema de la seguridad en el tajo había algo en la noticia sobre lo que es imprescindible reflexionar. Y la cuestión es que se llegan a unas conclusiones muy curiosas.

Se comentaba en el informativo que los obreros muertos, y seguramente sus compañeros, además de no disponer de contrato, recibían 3 euros por hora trabajada. Pongamos que sus jornadas laborales se estiraban hasta las 10 horas. Estaríamos hablando por tanto de hombres adultos, probablemente con pareja y/o hijos, afrontando cada dia con 30 euros en el bolsillo. Hombres que a pesar de la intensa campaña de deshumanización aún presentan ciertos vestigios inconvenientes: comen, beben, duermen…

Así pues, planteada la situación, me pregunto: ¿cuánto cuesta cubrir las necesidades básicas (desayuno, comida, cena, cama, aseo y opcional derecho a cocina) durante un día? ¿Se pueden afrontar con una ínfima garantía de ser satisfehas con 30 euros en el bolsillo?

kalvellidoObservando la situación y respondiendo a la pregunta anterior nos topamos con la paradoja:
En la sociedad capitalista, paraíso de la libertad, la vuelta a la esclavitud supondría una mejora sustancial en las condiciones de vida de una considerable cantidad de personas. En el paraíso de la libertad, la esclavitud, superlativo de la opresión y la alienación, aporta trabajo, alojamiento y alimento asegurados.(*)

Al calor de la paradoja brota la infamia: ¿quién nos iba a decir que si los sindicatos exigiesen el reconocimiento de la condición de esclavos para muchos trabajadores estarían, primero, haciéndoles un favor, y segundo, cumpliendo con su obligación de representación y defensa del trabajador mejor que como lo hacen ahora? Más les valdría hacerlo, de esa manera su sucio y cómplice silencio dejaría de rompernos los tímpanos. Un insoportable silencio que no cesa, que no se rompe ni tras el sordo sonido del cuerpo contra el asfalto, y mucho menos con los gritos de los que nunca fueron más que meros instrumentos propagandísticos, convenientemente utilizados y posteriormente desechados. A Fidalgo le entendemos, es oir “Sintel” y empezar a sentir un horrible dolor de cabeza. Pero, ¿y Cándido? Posiblemente en el palco del Bernabeu, habitat de los más destacados constructores, entre los que hasta hace poco se podía encontrar a Luis del Rivero y Juan Abelló, destacados accionistas de Sacyr, constructora responsable de la obra donde ayer murieron los pakistanís.

Guardan silencio, o quizás callan como putas, pero si se presta atención se puede escuchar un desagradable roer…


(*) Evidentemente la paradoja no existe. ¿Quién ha dicho capitalismo y libertad son siquiera primos lejanos? La paradoja se desvanece cuando volvemos a situarnos en la realidad, que no es otra que la que nos demuestra que son puros antónimos.

16 febrero, 2007 Posted by | Uncategorized | 3 comentarios

Claudio de la Colombière

El santo con los dientes más largos. Es el que tiene más a mano las mieles del éxito y la celebridad, simpre tan cerca y a la vez tan inaccesibles. Desaparecen en un segundo, lo que tarda él en aparecer en escena al caer la hoja del calendario rotulada con un rotundo ’14’ y un modesto ‘Febrero’.

Por eso hoy, aunque no de forma premeditada, es el mejor día. En realidad, tan bueno como cualquier otro porque santos y mártires a la sombra del star system del santoral hay de sobra. Tantos como manifestaciones del amor han quedado y quedan fuera de los festejos. Siempre podremos agradecer al mercado que alivie injusticias por la vía del descubrimiento y explotación de nuevos filones.

Que nadie se equivoque al leer las palabras ‘santo’ y ‘amor’ una tan cerca de la otra. Ni mucho menos hablamos de esto:

calle.jpg

Hablamos de otra cosa, más hermosa, más golosa (D.D. dixit). Hablamos de encomendar nuestro amor a otros santos, ofrecerlo en otros altares. Yo elijo el santo de los ateos, el que no censura, compra, vende ni impone. El que se celebra a cada instante sin requisitos previos ni precios posteriores. Y, también como ateos, inventamos nuestro altar: el que ponemos donde nos sale de los güevos, en el que se reza como mejor nos suena.

Cuando, lejos de poder encerrarlos, sientes cómo los monstruos se te comen y cómo el gris, que empezó oscureciendo los pasos, ya llega a oprimir el pecho (hoy más que ayer), conviene recordar algo:

calle.jpg
‘En la calle codo a codo somos mucho más que dos’ (Benedetti dixit y L.G.O.R…. hmmm… lo cantó )

16 febrero, 2007 Posted by | Uncategorized | 5 comentarios

Que gran idea

Cortometraje que pertenece a la película ‘En el mundo a cada rato’. Rodado en Senegal con la ayuda de UNICEF, conduce al espectador al mundo de Binta, una niña de siete años que pone en marcha una obra de teatro infantil para mostrar el deseo de su prima de ir al colegio.

Éste es el corto, dirigido por Javier Fesser, que está nominado a un Oscar. Como leí en algún sitio que no consigo recordar, tal vez los niños de la película ni siquiera conozcan lo que es un “Oscar”. Ni falta que les hace. Como tampoco le hace ninguna falta al corto ganarlo. Como si eso fuese a hacerlo más conmovedor. O como si el mensaje que emana de esta fábula no tuviese suficiente peso, persistencia y brillantez como para necesitar la contundencia del monigote o los destellos de su piel dorada.

A la hora de poner punto y final a esta breve entrada algo me ha cortado y me he sentido tentado de correr a la estantería, coger “El libro de los abrazos” y escoger uno casi al azar como perfecto colofón (paralelismos, obviando la diferencia de formatos, hay algunos).

Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca de Cuzco. Yo me había despedido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, haraposo, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. No podía darle la lapicera que tenía, porque la estaba usando en no sé qué aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano.

Súbitamente, se corrió la voz. De buenas a primeras me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitas cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado: había quien quería un cóndor y quién una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas y no faltaba los que pedían un fantasma o un dragón.

Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba más de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en su muñeca:
—Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima —dijo.
—¿Y anda bien? —le pregunté.
—Atrasa un poco —reconoció.

(Relato recuperado a través de Google puesto que, una vez la tentación estaba en marcha, recordé que, después de permanecer el libro durante unos meses cogiendo polvo en su estantería, precisamente hace dos días lo presté)

1 febrero, 2007 Posted by | Uncategorized | 3 comentarios