Esperando al Viento

El que avisa no es traidor

Guión de La Bola de Cristal de Santiago Alba Rico. Tiene más de 20 años, y no sólo no ha envejecido con el tiempo sino que es precisamente ahora (y cada vez más) cuando empieza a estar cocinado en su punto, cuando se encuentra en la flor de la vida: 

(Imágenes de cualquier versión de “La vendedora de cerillas” de Andersen: Niña aterida de frío ofreciendo su mercancía con manos trémulas. Funde con Vídeo, en croma, disfrazada de mendigo en un sombrío callejón.)

VOZ EN OFF: En las calles de Tetrodia, otra ciudadana, de nombre Galena González, también era feliz.

VÍDEO: La vida ezta de pila mázter, zobre todo para loz gánzter.

(Imagen de la bolsa: gráfico que muestra el alza de los índices. Patulea de inversores y corredores alzando los dedos. La orgía del templo capitalista en plena ebullición.)

VOZ EN OFF: Si subía la bolsa, Galena se rebobinaba de alegría.

VÍDEO: Aunque el frío me hiela laz bujíaz y no como todoz loz díaz, mejora la economía.

(Imágenes de grandes sacas de dinero, el Tío Gilito nadando en monedas, potentado insolente bajándose de un cochazo infinito)

VOZ EN OFF: Si los empresarios obtenían beneficios, ella lo celebraba con regocijo.

VÍDEO: Aunque a mí me va muy mal, aumenta la riqueza nacional. Zoy un zer afortunado por vivir en un paíz dezarrollado.

(Imágenes elocuentes de riqueza: pieles, joyas, yates, casinos, hoteles…)

VOZ EN OFF: Sin embargo, ah, la ambición hizo presa de pronto en las turbinas de Galena y así concibió el deseo insensato, demente, de poseer una podadora de cesped.

VÍDEO: Ez verdad que no tengo jardín, pero o me la compro o ézte ez mi fin. Ah, aunque no tenga para vivir, necezito conzumir. Zueño a todaz horaz con eza podadora. Ah, mi alma llora. Me rebobino de dezezperación, ¿cómo dar a mis anziaz zatizfación? (llora).

[…]

(Cortinilla de publicidad. Rótulo, adornado con rutilantes síbolos del dólar, en el que puede leerse: “Caja de Ahogos y Tensiones, su banco”. Música solemne de fondo. Funde con Maese Sonoro, en croma sobre un billete de mil pesetas, disfrazado de gran banquero. Lleva bigote y patillas blancas, para que no se le confunda con su sosias Narciso Radas, ministro de Misiles y Humanismo)

SONORO: Antes nos llamaban usureros y ahora nos llaman banqueros. Pero el nombre es lo de menos: seguimos quedándonos con su dinero. Si quiere usted pedirnos un crédito bancario, a un interés que no podrá pagar con su salario y acabar en un establecimiento penitenciario, no lo piense más. Cómprese lo que siempre ha soñado y acabará encarcelado. Caja de Ahogos y Tensiones, su banco.

VOZ EN OFF SOLEMNE Y ENGOLADA: La Caja de Ahogos y Tensiones le dirá siempre sí. Pida lo que pida, usted se arrepentirá.

VÍDEO: Ah, laz turbinaz me trepidan de emoción. Ezta ez mi ocazión. Ze acabó la ezpera, tendré mi podadera. Zaltan de alegría miz electronez. Pediré un crédito a la Caja de Ahogoz y Tenzionez.

SONORO: Soy el director. Que pase el siguiente, por favor.

VÍDEO: Zoy una cliente.

SONORO: Ja, ja, ja, otra demente.

VÍDEO: He vizto el anuncio y quiero zaber zi miente.

SONORO: ¡No te gripa! ¡Mentir! Yo soy un hombre sincero: auntes nos llamaban usureros y ahora nos llaman banqueros, pero el nombre es lo de menos: seguimos quedándonos con su dinero.

VÍDEO: Ezo ezpero.

SONORO: Dígame, señorita, ¿cuánto necesita? Usted sólo tiene que pedir. Nosotros nos encargamos de fundir.

VÍDEO: Tengo un zueño, un anhelo: quiero tener una podadora para aplanar el zuelo.

SONORO: ¿Es usted solvente?

VÍDEO: Zoy una pobre indigente.

SONORO: ¿No tiene cuenta corriente?

VÍDEO: No tengo ni cepillo de dientez.

SONORO: Firme este papel y perderá hasta los dientes.

VÍDEO: Entoncez, ¿conziente?

SONORO: Mi altruísmo es infinito.

VÍDEO: No zalgo de miz zircuitoz. Ezta loca ambición dejará de zer mera iluzión. Tendré mi podadera.

SONORO: Firme aquí, ¿a qué espera? Je, je, je, va de culombio… este guión debería tener dos rombos.

 

 TRUCA: ¿Estás contento?

CÁMARA: Se me erizan los filamentos.

TRUCA: Hay que apretar el cinturón.

CÁMARA: Que se lo apriete el patrón.

TRUCA: La patria exige un sacrificio.

CÁMARA: Prefiero llevar un cilicio.

TRUCA: Crecerá la economía nacional.

CÁMARA: Me quedo con mi hamburguesa aunque sepa muy mal

TRUCA: Gracias a su abnegación, comerán más de un millón.

CÁMARA: Sufrirán una intoxicación.

TRUCA: Invoco a su razón.

CÁMARA: ¡No te funde! Yo quiero mi ración.

TRUCA: A eso se le llama subversión.

CÁMARA: (Trágico) Se lo pido por favor: sólo soy un pobre trabajador, acostumbrado al mal olor, sofocado por le calor, con agujetas en el motor. Piedad, piedad. Pierdo la corriente: el Estado quiere quitarme incluso esta carne pestilente.

TRUCA: La economía manda.

Por cierto, qué mal le sientan los años a la programación televisiva, ¿no?

7 febrero, 2008 - Posted by | Uncategorized | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: