Esperando al Viento

Reivindicándonos a destiempo

Hablaba Daniel hace unos días en Transactivos sobre la necesidad de hablar a destiempo:

La actualidad nos viene dictada de fuera. Lo vigente en común se constituye desde minorías que sujetan el poder e imponen la importancia de un asunto sobre otro. Desde ahí las redes ciudadanas, navegando con herramientas como las que ofrece la blogosfera, puede que ofrezcan una alternativa. Desafortunadamente, a menudo estas redes también se ven involucradas en una lucha para hacer relevantes asuntos en torno a la idea de un deseo mayoritario que dictamina que vale y que no vale. Ese voto en masa, esa selección no es más que una reconversión que acompaña a la tiranía de lo actual, la dictadura de lo popular. Frente a esto lo que nos hace cada vez más falta es buscar hablar a destiempo.

[…]Así, podría ser este el momento para hablar de las elecciones francesas como pidió el Doctor. Cuando ya han pasado, cuando ya han dejado de existir en la sección de noticias frescas. […] Ahora, con partido terminado, nos quedamos con ese marcador que legitima a los que jugaban el partido y formaliza y asimila a aquellos que de un modo u otro fueron espectadores en el estadio.

[…]Tocará hablar de elecciones en otros lugares, de críticas al sistema, de análisis sobre su eficiencia, o insultante escurrimiento de bulto.

Éste es un tema que a muchos nos ronda la cabeza de vez en cuando, y Daniel propone una actitud que se me antoja sana, lúcida y bien argumentada. Para empezar a aplicarme el cuento, echaré la vista dos semanas atrás y hablaré de las elecciones.


Entonces no lo hice, y la única actividad que quedó registrada en este blog es un borrador que, con el nombre provisional de ‘Relación 14:1’, era así de escueto:

Han tenido que pasar dos semanas. Catorce días de duros intentos. 336 horas de querer y no poder, de sudores y esfuerzos titánicos… y al final lo hemos conseguido: por fin llega la reflexión a la campaña electoral. Por fin llega el día de la reflexión, de la razón, de la ideología. El día de la política, al fin y al cabo. Siempre nos pasa igual: nos pasamos 14 días intentándolo y sólo a última hora nos damos cuenta de que la reflexión, la política como digo, sólo llega cuando se callan. Y no es por casualidad, es condición necesaria.

Como digo, aparte de este breve párrafo, el más absoluto silencio, y tal vez gracias a ello hoy se pueda explotar ese hablar a destiempo. Concretamente, esto es una reivindicación que, a destiempo o no, era necesario hacer. La campaña fue una retahíla de reproches, descalificaciones o directamente insultos a todos aquellos que tuvieran la osadía de utilizar su derecho de una forma diferente a la que estaban obligados. La abstención, el voto en blanco e incluso el voto de izquierdas no destinado al PSOE son actitudes poco dignas, y así se recordó machaconamente por parte de aquellos que todo lo que aspiran a construir, desde y para la izquierda, es una derrota electoral del PP.

Hay mucho que criticar en un sistema que se ocupa y se preocupa de deshabilitar cualquier mecanismo para la disidencia; que no permite medir distancias porque sólo se puede estar dentro o fuera, y en este caso el único premio es la invisibilidad. También es necesario que esos mecanismos sean creados e impulsados con imaginación por quienes están interesados en que sus opiniones existan, sin esperar a que sean creados por otros. A pesar de que estos son debates que sin duda es necesario afrontar, la reivindicación de actitudes despreciadas e ignoradas es posible y existen muchos argumentos que así lo demuestran. Muchos de ellos están recogidos en dos artículos de Rafael Cid que traigo aquí para compartirlos con el que quiera echarles un vistazo:

I. Ante el 27- M: representación y abstención

Ante el 27 M: representación y abstención Estas elecciones miniautonómicas (no están todas las que son) y maximunicipales (lo plantean como unas primarias) tienen un denominador común y gato encerrado: tanto el PP como el PSOE urgen a la movilización general. ¡Todos a las urnas el 27 M!, es la divisa ambidextra. Incluso las autoridades se han arremangado para poner su granito de arena a favor de la “gran fiesta de la democracia!, como califican algunos todólogos al ejercicio del derecho al sufragio Derecho, no obligación, y muchos menos ukase o ultimátum. Si no votas, luego no te quejes, insiste el cantamañanas de oficio, sin pararse a pensar en el tufo fascista del aserto (¡Algo habrá hecho!, decía la buena gente durante la dictadura cuando la policía empuraba a algún ciudadano).

[…] En este contexto es donde resalta la virtud de la “abstención”, esa rara avis de querer ser uno mismo y parecerlo; ejercer la acción directa ye el apoyo mutuo (zoon politikon); utilizar el imperativo ético y reclamar el derecho a decidir cuando las opciones que hay sobre la mesa son despreciables, contraproducentes o simplemente impresentables. Si se analiza objetivamente, ha sido la “abstención” concurrente y no la “representación” asténica lo que ha hecho avanzar al mundo. Los sindicalistas de principios de siglo que se negaron a trabajar horas interminables, las sufragistas movilizadas contra la segregación, los antimilitaristas que desertaron de la primera guerra mundial…todas estas iniciativas de progreso encubren a su manera formas de abstención y repudio frente a lo políticamente correcto del momento.

II. La resaca electoral y ¡viva mi dueño!

Fuera de esto, lo demás es puro carnaval y simulacro. Todos han ganado y ninguno ha perdido el 27-M, al decir de los partidos mayoritarios. Salvo los de siempre, la gente corriente y moliente, aunque ellos no lo sepan. Porque uno de los misterios de estas elecciones es saber por qué los pobres votan a los ricos y los explotados a sus explotadores. O lo que es lo mismo; por qué la izquierda social elige a la derecha antisocial. Las respuestas son varias y confusas: ¿porque no saben lo que hacen?; ¿porque no tienen conciencia ni de explotados ni de pobres?; ¿porque ya no hay clases?; ¿porqué la derecha no es tan fiera como la pintan?, o simplemente ¿porque no hay izquierda ni Cristo que la fundó?

[…] Así hemos llegado hasta la actualidad, en que la “gran fiesta de la democracia” ha quedado reducida al insípido ritornello de depositar una papelina en una urna para optar entre listas cerradas y bloqueadas a “no-representantes”. Porque la primera devoción de los elegidos va hacia el partido que tuvo la generosidad de hacerles “reina por un día”. Lo llaman democracia y no lo es. Es sólo una democracia de percepción. La que nos inoculan con machacona perfidia los medios de comunicación fabricantes de consensos (W. Lippman dixit). No se por qué, pero al juntar “elecciones” y “democracia” me vienen a la memoria aquellos sabios versos de Antonio Machado sobre el “agua” y la “sed” que dicen “sabemos que el agua sirve para beber, pero no sabemos para qué sirve la sed”. ¿Las elecciones apagan la sed de democracia?

elroto

6 junio, 2007 - Posted by | Uncategorized | ,

3 comentarios »

  1. […] leyendo en Esperando al Viento Jimmy Jazz, 21:30 – Archivado en Política, Sociedad. […]

    Pingback por PLANET www.Red Progresista.com » Blog Archive » Reivindicándonos a destiempo | 6 junio, 2007 | Responder

  2. Gracias y un placer compartir el tirón del pensamiento. Pedazo de citas y redonda la reflexión, necesitamos más post de estos y hacerlos leer. Reivindicándolos a destiempo pues hasta que se alcance otra dinámica estas notas carecen de tiempo. O al menos con certeza están fuera de ese tiempo marcado que criticamos.
    Entre algunas de las próximas que podrían venir fuera de lugar (y oportunidad mediante) tengo a la Espe y como busco al inmigrante madrileño para el voto (dudo si merece la pena hablar de ello), un par de notas sobre las razones que hicieron que Londres ganara las olimpiadas frente a los demás, la rejodienda de Iberia y la embajada, y unas cuantas otras. Lo que me lleva a pensar en la otra reclama, carga fija de la reivindicación, no sólo hablar a destiempo sino encontrarlo. Tener, buscar y dar el tiempo necesario para hablar de todo esto. Tiempo que se dictamina hemos de usar diferente y sin capacidad de reflexión. En fin…
    Un gran saludo,
    Daniel

    Comentario por Daniel | 7 junio, 2007 | Responder

  3. Son buenos los artículos, ¿eh? Cuando los leí me quedé con esa satisfacción que queda cuando ves que alguien ha sabido expresar y argumentar un sentimiento al que aún no habías sabido poner palabras, incluso llevándolo más lejos hasta un grado de desarrollo de la idea hasta el que aún uno no había llegado. Vamos, que sientes de repente lo maravilloso de la inmediatez, la compartición sin límites y la vigencia de cualquier voz en este medio. Es cierto que hay que hacer ese esfuerzo de buscar, recopilar, crear y difundir, en la medida de lo posible, no conformarnos con pequeños bocados que vayamos encontrando para disfrute individual. Hacer ese huequito en el escaparate a base de buscarlo y construirlo.

    Y nada, ya sabes que leeré con interés todo eso que tienes en mente.

    Saludos.

    Comentario por Jimmy Jazz | 7 junio, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: