Esperando al Viento

Pan, circo… y aviones (actualización: un par de vídeos)

Hace unos días aparecía en la edición digital de El País esta noticia:

Getafe concentra el plan de ajuste de Airbus en España, con 334 bajas

Las plantas de Illescas y Puerto Real suman otros 113 despidos

Tras la salida a la luz del plan de ajuste ‘Power 8’, en el que se detallaba cómo sería la reducción de plantilla de un 10% de Airbus, vimos como se repetían los mensajes incompresiblemente optimistas que hablaban de cómo España había salvado el pellejo. Unos 400 despidos no eran nada, sin entrar en detalles escabrosos como el porcentaje que suponen esos 400 puestos de trabajo en la plantilla de Airbus España (más de un 10%) o de en qué lugar quedaba España con Francia y Alemania repartiéndose el pastel del A380 y el A350 y asegurándose así un más que próspero futuro.

power8Abundando en el empalagoso optimismo se comenzaron a oir voces que sugerían que en la factoría de Getafe no habría ningún despido propiamente dicho. A través de prejubilaciones precedidas por dos años de paro, contratos por obra y servicio tras los ineludibles dos años de contrato en prácticas y no renovación de contratos temporales todo se apañaría. Y todo ello no por el buen ánimo de la empresa sino porque en la factoría de Getafe se lleva aplicando desde hace varios meses un ERTE (expediente de regulación temporal) por el cual, para este año y el siguiente (al menos), la plantilla de Airbus tiene 104 días de regulación. En resumen, que las “represalias” que los trabajadores ya estaban sufriendo antes de que se crease el ‘Power 8’ tendrían recompensa.

Pues bien, finalmente se confirma que a la regulación actual habrá que sumar despidos: 337 despidos en una plantilla de 2100 trabajadores. Los sindicatos, como ya dijimos por aquí, dicen no aceptar los 400 despidos. Dicen que se oponen a que, mientras las previsiones indican que la carga de trabajo para los próximos años crecerá, se reduzca la plantilla, pues es clara muestra de la inclinación de la empresa por la externalización y la subcontratación. También exigen el reconocimiento del trabajo y cualificación de las factorías españolas, poniendo como ejemplo el liderazgo de la factoría de Illescas en las tecnologías relacionadas con la fibra de carbono (material del que ya se piensa construir aviones completos). Dicen, o al menos decían, y eso es bueno. Posiblemente tarde y sosprechosamente cerca de las pasadas elecciones, pero lo importante es que lo sigan diciendo, y actuando en consecuencia, con firmeza. En ese sentido los resultados de las pasadas elecciones son en cierta medida una mínima garantía.

Esta es la situación pero parece que hoy es un día de fiesta. La empresa, como si no fuese suficiente que se dejase los cuernos creando esta maravilla, con la plantilla incapaz de asumir su ineficiencia y nunca dispuesta a purgar sus pecados, nos hace este regalo en forma de paseo del hijo favorito por la casa de los tíos que viven en España (por cierto, tiene gracia esto de las pérdidas y las cancelaciones. Un ejemplo curioso es el de UPS, que canceló un pedido de 10 aviones A380. Eran de la versión de carga de este avión, programa que se había cancelado antes de que se anunciase la anulación del pedido). ¿Quiénes de los que presencian el aterrizaje serán despedidos más pronto que tarde? ¿Y qué decir de los que no han asistido porque hoy es uno de esos días de regulación? Bueno, aquí el vídeo

a3801.jpga3802.jpga3803.jpg

a3805.jpga3804.jpg

Hace algún tiempo vi un chiste gráfico francés que he sido incapaz de recuperar: ¡Qué avión el A380! ¡Entran 700 y salen 10000!

Vídeo metáfora: a alguien le falla la planificación y se pasa de rosca. Otros salen quemados.

ACTUALIZACIÓN: han tardado más de lo que esperaba, pero ya están los vídeos en YouTube.



Y es que, todo lo escrito anteriormente no quita que a uno le impresione este engendro (lo importante no es impresionarse o no, sino saber que detrás de sus muchas toneladas hay una realidad con un peso igual de enorme). Más aún cuando hasta hace unos meses el que escribe tuvo la oportunidad de trabajar por allí, trabajar en las tripas de alguno de sus hermanos pequeños y descubrir ese mundillo (por el hecho de descubrir, no por lo descubierto en muchos casos. Como sucede con los recursos para investigación, que cuando uno se sosiega ante tal potencial y consigue que la boca deje de hacérsele agua, empieza a ver lo que es la necedad, el derroche y la banalidad)

7 mayo, 2007 - Posted by | Uncategorized |

16 comentarios »

  1. […] leyendo en Esperando al Viento Jimmy Jazz, 17:46 – Archivado en Sociedad, Tecnologia. […]

    Pingback por PLANET www.Red Progresista.com » Blog Archive » Pan, circo… y aviones | 7 mayo, 2007 | Responder

  2. El despido como desperdicio humano dentro del modelo que necesitamos cambiar. Sin tapujos… Es que me he terminado de leer lo de Vidas desperdiciadas de Bauman que encarecidamente recomiendo.

    Comentario por Daniel | 7 mayo, 2007 | Responder

  3. No conozco el libro, pero me informaré porque ese título promete. Y el concepto de despido me parece muy acertado (al menos como lo entiendo con esa breve referencia): desperdicios, residuos generados por la maquinaria imperturbable e insensible. Y sin tapujos como dices, se celebra la fiesta delante de la cara de los que son echados del bar. No son más que los restos del cotillón que ensucian las calles cuando acaba la juerga.

    Un gran saludo.

    Comentario por Jimmy Jazz | 8 mayo, 2007 | Responder

  4. La derechización del mundo (6), de José Vidal-Beneyto

    El País, 5 Mayo 2007

    La implosión de la izquierda en la vida política actual no es fruto del azar ni consecuencia de una inevitable alternancia histórica de las grandes opciones ideológicas, sino resultado de un conjunto de acciones, preparadas con brillantez y ejecutadas con energía por el neorreaccionarismo mundial que confirman y legitiman en cada contexto concreto las tendencias ultraderechistas derivadas de las determinaciones estructurales de carácter global, hoy dominantes. Entre ellas, de manera principal, la dilución de la economía real, en particular industrial, en el océano de la economía financiera, con los prodigiosos beneficios de la especulación y la casi total desaparición de los obreros y de la condición obrera del discurso político-económico, como ha podido comprobarse, una vez más, en la reciente campaña presidencial del Partido Socialista francés. Este obstinado y suicida silencio de la izquierda institucional sobre la realidad del mundo obrero y de sus luchas ha liquidado las referencias intelectuales y el marco mental que las hacían inteligibles y les daban sentido, reduciéndolas hoy al drama del paro que no acaba de desaparecer, a la precariedad de toda actividad profesional y a la siniestralidad que su ejercicio conlleva. El proletariado y más ampliamente la lucha de clases y el movimiento obrero no sólo son antiguallas irrelevantes que carecen de toda pertinencia, sino que su simple evocación puede resultar perturbadora y contraproducente. En el estudio de Rémi Lefevre y Frédéric Sawicki La société des socialistes. Le PS aujourd’hui (Le Croquant, 2006), los autores describen el abandono del anclaje popular y el debilitamiento de la voluntad transformadora y del militantismo de las bases, como una consecuencia inevitable de su proyecto de convertirse en un partido de gobierno, con la consecuente profesionalización de las prácticas que ello exige.

    Lo que se traduce en una notable modificación de sus modos pero también de la procedencia familiar de sus miembros y de sus dirigentes como atestigua la pertenencia social de sus diputados, que en la antigua SFIO -el partido socialista de la III y IV República- provenían en casi el 35% de las clases populares y que hoy en su casi totalidad se reclutan entre miembros de las clases medias y altas. Esta desafección por parte de las clases populares de la izquierda convencional o de gobierno, muy bien estudiada en Francia por Henry Rey (La gauche et les classes populaires; La Découverte, 2004), tienen una doble motivación, el inquietante aumento e insultante exhibición de las desigualdades -al mismo tiempo que el presidente saliente de Airbus, el señor Forgeard, se lleva 8,5 millones de euros como premio de consolación, la prima reservada a los obreros ha pasado de 1.500 euros el año pasado a 2,80 este año- y la creciente inseguridad social. Certeramente descrita por Robert Castel, para quien más allá del paro y de la precariedad aparece en el astillamiento del colectivo obrero, en la multiplicación de los status de la condición laboral, en el aumento de los trabajadores pobres, en las deslocalizaciones salvajes en las que los empresarios se llevan sin prevenir y sin pagar las instalaciones, en la dramática desindustrialización de comarcas y regiones, sin capacidad reactiva y condenadas por tanto a la pobreza. La anunciada intención de voto según los últimos sondeos de los partidos de la izquierda real, que a pesar de las consignas de sus líderes de votar por Ségolène Royal parece que se abstendrán, e incluso que un 15% de los votantes de la Liga Comunista Revolucionaria lo harán por Sarkozy, prueban el rechazo exasperado de asociarse a una política que consideran un engaño por parte de muchos que aspiran a una sociedad más justa. Didier Eribon, en su análisis D’une révolution conservatrice et de ses effets sur la gauche françaisen (Editions Léo Scheer, 2007), nos ofrece un relato pugnaz del abandono de las posiciones de progreso por parte de los intelectuales franceses y de su incorporación a las opciones (conservadoras) de poder que van desde el proisraelita y antes maoísta Glucksman, pasado con armas y bagajes a las filas del señor Bush y por tanto Sarkozy, hasta Pierre Rosanvallon, gran valedor del posibilismo social-liberal en Francia. Esta deserción de la lucha ideológica, este odio a la democracia real de los intelectuales cansados o vendidos que denuncia Jacques Rancière en La haine de la démocratie (La Fabrique, 2005), supone una responsabilidad especial para quienes estamos en este oficio de leer y escribir y que no aceptamos ni la negación salvífica del conflicto ni la renuncia tranquilizadora a su superación. Nuestro compromiso con la resistencia crítica es hoy más imperativo que nunca.

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/derechizacion/mundo/elpepiint/20070505elpepiint_18/Tes/

    Comentario por Pancho | 8 mayo, 2007 | Responder

  5. Muy interesante reflexión Pancho! Gracias por colgarla y abrir así el artículo.
    Saludos,
    Daniel

    Comentario por Daniel | 9 mayo, 2007 | Responder

  6. Un millón de gracias Pancho por este pedazo de artículo que se me había pasado.

    Comentario por Jimmy Jazz | 9 mayo, 2007 | Responder

  7. Te acuerdas, amigo Jimmy, (por cierto he reaparecido de las cenizas, como sabes estoy y no estoy -politiqueo antes de las muncipales en el pueblo, etc.; ahora vuelvo de nuevo) que hace no mucho hablabamos del tema, si mal no recuerdo, en el blog de Daniel. Tus predicciones no tan optimistas se están cumpliendo. Y es eso, cuando una empresa dice que tiene pérdidas o bien no ganó lo suficiente que quiso ganar, los jugadores a la calle (perdón) los trabajadores a la calle. Son moneda de cambio. Los accionistas hacen y deshacen, los directivos cobran primas millonarias, y los trabajadores a la puta calle.

    Pero es que no podemos depender del gran capital para subsistir, vamos a tener que creernos nuestro mundo propio. Ya pasaron los tiempos del feudalismo. No nos podemos vender como mercancia al gran postor para que éste nos asegure nuestro puesto de trabajo. Eso es de otros tiempos. Vamos a tener que autoabastecernos y autogestionarnos. Vamos a ver. Todo tiene su tiempo y su lugar.

    Salutacions fraternals

    Comentario por Jordi (itaca2000) | 9 mayo, 2007 | Responder

  8. Hola Jordi,

    completamente de acuerdo, y sí que recuerdo aquel diálogo. Aquello no era más que lo que se respiraba por aquí, que pilla muy cerca. Por cierto, algo llamativo que olvidé recordar. Esta mañana, a eso de las 9:30, el avión de marras ha dejado Getafe: despegue con público, una vueltecita de rigor y hasta la vista. Pues bien, según me han contado en casa, a esa hora Tele 5 estaba en directo en la factoría de Puerto Real (que es donde va a estar el avión toda la semana) porque los trabajadores habían salido ya a esperar la llegada del avión, y supuestamente iban a retrasmitirla. Cuánta atención a aquella factoría y sus trabajadores en esta ocasión y qué poca cuando toca la de arena, ¿no? Bueno, esto es sólo una anécdota interpretada con mala idea.

    Del artículo traído por Pancho, ¿cómo se te queda el cuerpo con esto?:

    “al mismo tiempo que el presidente saliente de Airbus, el señor Forgeard, se lleva 8,5 millones de euros como premio de consolación, la prima reservada a los obreros ha pasado de 1.500 euros el año pasado a 2,80 este año”

    Esto requiere de una explicación de todos los que hablan de que las penurias francesas se solventan con más liberalismo, más capitalismo, menos garantías y derechos para el trabajador… No olvidemos que esta empresa es en cierto sentido pública, y que ese dineral que se lleva el señor Forgeard no sale de la nada. La cuestión es que puestos a recortar, recortemos lo poco que tenga el trabajador, y si eso no funciona, se lo recortamos más. Por cierto, no olvidemos que en el momento del hundimiento en bolsa de EADS (propietaria de Airbus) el capo supremo se había deshecho de sus acciones, beneficiándose de la misma crisis que otros iban a pagar, algo por lo que si no recuerdo mal estaba siendo investigado.

    Pero bueno, ese no es el tema (aunque sí del artículo), la cuestión es que sí que es necesaria esa construcción desde otro lugar y con otros mimbres. Sin duda este modelo feudal (es curioso, el otro día escuchaba ese mismo simil de alguien para nada metido en temas políticos) debe ser superado, y como dices esa nueva realidad deberá tener su tiempo y su lugar.

    Un saludo.

    Comentario por Jimmy Jazz | 9 mayo, 2007 | Responder

  9. El otro día vi en TV3 la película “La verdad sobre el caso Enron”, muy ilustrativa.

    Comentario por Jordi (itaca2000) | 9 mayo, 2007 | Responder

  10. Supongo que es la misma que descargué y vi hace tiempo, y la verdad es que uno alucina con lo que se cuenta. Cómo las compañías le dan al botoncito oportuno en cada momento y hacen que la electricidad multiplique su precio, presionando así a la administración, mintiendo a la gente, vendiendo compañías fantasma… Es muy recomendable y, sí, muy ilustrativa.

    Comentario por Jimmy Jazz | 9 mayo, 2007 | Responder

  11. Bueno, recordando aquello que yo ví se llamaba más o menos “los tipos que engañaron a América”, ¿es la misma?

    Comentario por Jimmy Jazz | 9 mayo, 2007 | Responder

  12. Joder, cuánto tiempo sin contestarte!, no había vuelto a mirar los comentarios. No, creo que no es la misma, la que tú dices es una especie de documental, cierto? La que digo yo, si no recuerdo mal es “La verdad dobre el caso Enron”, es una película no un documental la que digo yo. Es la historia de un chico que empieza a trabajar en la empresa Enron y va descubriendo la trama mafiosa que hay. Inflan las acciones, les hacen creer a los trabajadores que la empresa cada día se cotiza mejor en la bolsa para que compren acciones, etc. Al chaval lo metió en la empresa el presidente de Enron y después al final de la película hay una escena donde los dos hablan en la casa del presidente, y el presidente le cuenta que ya está cansado que tiene ganas de ir a la prisión para descansar porque toda su vida ha sido un engaño, haciéndose millonario para nada, robando, estafando, etc., algo así. ¿Es la misma?

    Saludos colega

    Comentario por Jordi Gomara (itaca2000) | 20 octubre, 2007 | Responder

  13. No, no es la misma. Yo me apunto esa peli y tú no dejes pasar el documental que no te arrepentirás.

    Mucho tiempo, sí es verdad, pero sigo por aquí aunque sólo sea como espectador. Pero mirémoslo por el lado bueno, la cantidad de cosas (buenas y malas, trascendentes e intrascendentes) que se están acumulando y tarde o temprano acabarán saliendo por aquí…

    Saludos Jordi

    Comentario por Jimmy Jazz | 20 octubre, 2007 | Responder

  14. La verdad sobre el caso Enron

    Comentario por Jordi Gomara (itaca2000) | 25 octubre, 2007 | Responder

  15. I was searching for this kind of a blog for months now. Actually lost the hope of finding one, but here i am🙂 Thanks for the great articles! Looking forward for a little read after dinner🙂

    Comentario por dinosaur fact | 20 diciembre, 2007 | Responder

  16. Thanks for sharing

    Comentario por Doodee | 31 enero, 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: