Esperando al Viento

Arte, cultura y belleza (Felicidades Daniel)

Tres etiquetas que parecen ser distribuídas por una mano invisible que decide quién es el maestro, quién traza como guiado por el mismísimo espíritu de Miguel Angel o quien tiene el poder sobrehumano de estremecer con su prosa o sus versos. Se habla y se habla del virtuoso violinista en el metro de Washington y se concluye que casi la totalidad de la humanidad somos bestias insensibles al arte y la belleza. Casi llegan a justificar que sentarse a verle tocar en un lujoso auditorio cueste un riñón y parte del otro, porque sólo los que son capaces de pagarlo, los que han demostrado que no son asnos, son capaces de apreciar lo que de las cuerdas de su violín es capaz de extraer.

Tiene gracia que, muchos de los que promueven el elitismo y el clasismo en las expresiones artísticas, se sorprendan de que la plebe no suelte una lagrimita con un manjar que no merecen. Todos ellos obvian la más que probable influencia de los prejuicios que se han inoculado en ese mundo de las expresiones artísticas. Los que se indignan se llevan las manos a la cabeza porque le confundieron con “un simple músico callejero que no puede hacer otra cosa para ganarse la vida”. ¿Quién está despreciando al artista realmente? ¿No será ese discurso, que califica y cualifica el arte en función de su contexto y su entorno, el que cierra los ojos y bloquea los tímpanos de los viajeros del metro o de los visitantes a un exposición en la Casa de la Cultura del pueblo de turno? ¿Por qué se quejan de que un músico que toca en el metro sea tratado tal y como creen que debe ser tratado un músico en el metro?

Ellos, los que se escandalizan, son los que desprecian e ignoran la pluralidad y diversidad de las expresiones artísticas, así cómo las mil y una formas en las que pueden ser bellas. Lo hacen basándose en esos prejuicios, y son los ignorantes que no son capaces de apreciar el arte y la belleza a no ser que vengan envueltos en celofán, y si puede ser con palquito privado.


Al final me he enredado de mala manera, porque sólo quería hacer una breve introducción para hablar de lo verdaderamente interesante y destacable: el Artomatic 2007 , iniciativa tan desconocida al principio como atractiva después de que Daniel me la presentase. Mi intención no era tanto la de publicitar este evento como la de felicitar efusivamente a este compañero y amigo, que participará exponiendo su trabajo “De espaldas al trabajo“.

Creo que si hubiese atravesado el hall de aquella estación de Washington no me habría detenido. En cambio, esta colección de espaldas y mucho más, ese conglomerado de almas robadas como alguien dijo, me llamó la atención desde la primera vez que lo vi en el cebadísimo álbum de Daniel en Flickr. Por cierto, me sucede como a alguno de los que comentaron este trabajo, siempre me he preguntado si alguien se dió la vuelta.

Lo dicho, buen trabajo y felicidades.

10 abril, 2007 - Posted by | Uncategorized

3 comentarios »

  1. […] leyendo en Esperando al Viento lo que en realidad es una felicitación a Daniel Jimmy Jazz, 18:41 – Archivado en Arte y […]

    Pingback por PLANET www.Red Progresista.com » Blog Archive » Arte, cultura y belleza (Felicidades Daniel) | 10 abril, 2007 | Responder

  2. Muchísimas gracias de nuevo,
    Además ningún enredo! Esos jardines o disyuntivas a raíz de estas cosas no son tales y a menudo son lo más interesante. De hecho, estaba reflexionando en una línea parecida sobre ese evento y probablemente continué lo que comentas a raíz de la propuesta de “Artomatic/De espaldas al trabajo” y lo que se ha contado del músico en el metro de Washington D.C. Sobre todo con lo que dices me ha parecido tristísima – porque sorpresa no es sorpresa – la simplificación superficial del los medios sobre el experimento de meter al virtuoso en el transporte público y las expectativas que tenían. Podrían haberlo hecho prácticamente igual y al menos ir introduciendo en los comunicados aspectos sobre la sociología del arte, su contexto cultural etc. que están más que trillados en la disciplina y que hace falta poner en una dinámica crítica pública… En fin, intentaré encontrar hueco y usar la oportunidad para elaborar un poco.

    Gracias y un gran saludo.
    Daniel

    PD En un año nunca nadie se dio la vuelta ni preguntó según hacía las fotos… La verdad es que tras casi cinco meses sin tomar este tipo de fotos y al volver a hacer una parecida hace un par de días me he dado perfectamente cuenta de uno se crea una técnica y una dinámica para hacerlo. Lo voy a tener que contar como me acaba de pedir Mavi, que se ha mudado a Barcelona y quiere ver si puede hacer la serie allí.

    Comentario por Daniel | 10 abril, 2007 | Responder

  3. Pues si escribes algo al respecto allí estaremos para leerlo atentamente.

    Por cierto, ya que comentas lo de seguir la serie ayer iba en el bus al centro y no podía parar de fijarme en la gente caminando (madres a la salida del colegio con sus niños, chavales, jubilados, etc.) e imaginar qué pinta tendría la foto desde atrás (al final va a ser adictivo el tema). Además se me ocurrió que estas pequeñas ciudades del sur hubieran sido un lugar ideal para hacer esa serie en dos épocas distintas separadas por unos 10 añitos (lo pensé porque te leí algo parecido).

    un saludo.

    Comentario por Jimmy Jazz | 11 abril, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: